martes, 30 de noviembre de 2010

EROS

Dame una hora...
Hora de segundos desinhibidos,
frase de sílabas escapadas,
de voces que susurran en la noche,
en un mágico laberinto,
de sensuales palabras.

Sensación que arde,
en unos labios entreabiertos,
ataviada con fastuosas plumas de carabú,
con purpurinas que decoran mis sueños profanos,
en un instante desbordado,
de incesante pasión.

Sólo Eros,
ampara los apetitos que de mi corazón brotan,
y con sibilina sonrisa en sus labios...
espía las sábanas que cubren el sudor de mis emociones,
estremecidas, incautas, entregadas,
raúdas y veloces incursiones de gloria,
en un sinfín de sensaciones.

En este gozo que la vida nos ofrece,
mis sentimientos galopan sin destino,
y tu espada forjada en mi pecho,
va rasgando con su filo,
el suave tercipelo,
que viste mis entrañas.

Una hora bendita,
de eterna sensación bruta,
de cielo y mar unidos,
de espuma susurrante,
en la cresta de la ola.

Dame una hora.

Amigos:
Prueben el sabor que deja las sensaciones de lo escrito.Cualquier escritor busca trasladar una emoción y a veces, incluso un impacto al lector.Pero...no se fíen de estas palabras que muy lejos de ser sabias ,provienen del mundo de la sensación.
Eros, es amor pasional, pura sensación desnuda.Es un estado que puede confundir e invertir el equilibrio interno de la persona.Es un estado egomaniaco y estrafalario en actitudes.Tengan cuidado.
Deben disfrutarlo y beber de la pulpa de sus frutas siempre maduras, pero con plena consciencia de lo que hacen.
Ya sabemos que el amor forma parte de la vida , pero Eros muchas veces se instala en nuestros circuitos mentales , creando una pasión que no quiere ,ni busca trascender.
Es preciso, buscar en cualquier circunstancia el gozo del alma, el auténtico placer del Ser.
Busquen un nuevo Eros, místico , espiritual, radiante .Un Eros que enlace el amor sensual con un amor mucho más espiritual y profundo.
Si lo buscan y no lo encuentran; les invito a que ustedes vayan creando paulatinamente su propio Olimpo personal, su propia mitología de la vida.