lunes, 15 de septiembre de 2014

Un sentimiento nunca se fuerza ni se esfuerza.
Tan liviano, fresco y natural como una hoja cimbreada por el viento.
Tan oportuno en su estación emocional,
como el florecer de las amapolas en primavera.

Irene.