viernes, 10 de diciembre de 2010

SUEÑO DE VIDA.


Sueño con un mundo verdadero,
de cálidas miradas y despertares serenos,
de innata alegría de girasoles,
de insignias divinas de lo Eterno.

Sueño con un mundo pacífico,
sin paloma blanca ni manos enlazadas,
de respiración acompasada y actitudes templadas.
Instantes de paz sentida...
artillería de voces sedosas,
punzada de luz divina.

Sueño con un mundo igualitario,
de culturas compartidas y horizontes difuminados,
mestizaje de saberes, raíces del género humano.
Aduanas forjadas de sentimientos,
modeladas por la razón,
de un nuevo Conocimiento.

Sueño con un mundo de respeto,
a los dones sagrados de la Naturaleza,
soberana de la vida,
alumbramiento de belleza.
Sollozos callados en tierras explotadas,
de resina de árboles heridos,
sangre de Humanidad derramada.

Sueño varado a orillas de mi consciencia,
donde la Verdad, es lo único posible,
lo incierto, es la certeza
y el amor, es lo más sublime.

Sueño mecido por la dulce melodía de mi alma,
inmerso en un halo universal,
sueño inconsciente hecho consciente,
sueño reflejo de mi Verdad.