miércoles, 27 de julio de 2011

ETERNO TRÁNSITO...



Nos sentimos a medio camino...

Cremos estar abandonados a nuestra suerte entre la pesada inercia de la materialidad y la ingrávidez de un mundo intangible , insoslayado e inalcanzable por descubrir.Atisbamos,intuimos, percibimos que puede existir un Paraíso perdido detras de la maleza enmarañada que confunde nuestras mentes y corazón.
Puede ser.Quizás sea así ,o tal vez no.
Bajo mi punto de vista, muy personal,creo que al encontrarnos en ese medio camino tenemos la posibilidad de seguir hacia delante, erguidos y mirando firmemente al frente hacia un horizonte cada vez más difuminado y espiritual, o por el contrario, seguir reptando en nuestros delirios,bajezas y profundas inseguridades.
Es muy lícito tener miedo, no olvidemos que somos humanos pero el miedo también exhala valor, que es lo que debemos reconocer y potenciar interiormente.El temor es una ventana abierta al coraje de vivir , un severo aprendizaje espiritual dentro de las eternas materias y libros no escritos de la existencia.
Siempre se nos ha infundido que existe un "algo" o un "estado"que se puede obtener y alcanzar según sean nuestras cualidades o virtudes humanas , en una espacie de "etéreo reconocimiento selectivo".
Nos han enseñado que una entidad superior  supuestamente magnánima, excelsa y patriarcal tiene la  implacable potestad de poder juzgarnos en cualquier momento, y, según sean nuestros actos y pensamientos concedernos un tímido indulto, una sentencia justa o por el contrario,  un fusilamiento total de nuestra propia persona.Y, lo más extraño de todo esto es que esa misma entidad creadora nos ha hecho así ; miserablemente humanos pero con esa chispa de Amor irrefutable que nos impele a existir , a sentir y vivir.
Las tendencias cristianas, católicas ,nos han imbuído de estas ideas precarias y obsoletas ,pero tampoco debemos olvidar las filosofías orientalistas y su eterna obsesión por inmortalizarnos , por perpetuar nuestra especie , pero eso sí, aquí en la Tierra ,en nuestro planeta y ,como no, encarnados en seres más perfectos , más sabios más limpios...con una vida muchísimo más plena  de la que podamos sufrir ahora.
Aquí está el problema; el olvidar el instante , el momento de "ahora mismo" que es el único parámetro de tiempo real que tenemos , un lugar no físico que nada tiene que ver con el tiempo cronológico conocido, un tiempo más allá de lo existente , un segundo de eternidad.Olvidamos la grandeza de lo que tenemos,de nuestra única Verdad en pos de una promesa borrosa de un mundo mejor.
Todos los libros, teorías ,filosofías, incluso las llamadas de "Nueva Era", siguen dejando extensas lagunas en lo que respecta al conocimiento del mundo y de nosotros mismos.
Quizás sea que nuestro sentimiento de perpetuidad como raza y nuestras identificaciones con el cuerpo físico , lo que propague  e impulse , sea un profundo sentido de inmortalidad, un sentido de enraizar nuestra especie humana por encima de todo.
A todo esto, se suma la incapacidad innata de percibir con nuestros cinco sentidos , delimitados y acotados a nuestro cuerpo material y sus necesidades de dieversa índole, la Realidad o Espacio eterno de un mundo inconmensurable.
Nuestro ego, precario, delimitado incluso asustado ante tanta inmensidad , se siente amenazado y busca un obstuso refugio de hábitos y costumbres adquiridas.Permanecemos encaramados a una imagen conocida, a un referente comprobable , a un totem establecido que según nuestros propios cálculos y definiciones encorsetadas , creemos que jamás nos fallará.
En realidad, yo pienso que somos pura energía viviente, vibraciones manifestadas fraguadas hace indecibles millones de años, en un proceso incansable de eterna evolución.
Y,  aunque nos produzca cierto vértigo y desencanto pensar que somos complejos proyectos energéticos en transformación , un pequeño vórtice  de luz en la inmensidad del Universo,creo que en esta comprensión radica el conocimiento de nuestra libertad.
Lo único que sabemos con certeza es que la energía se transforma pero no sabemos en qué.Por esto mismo, yo me pregunto;¿Es posible llegar a ser  simples esencias y, en vez de reencarnarnos o llegar a un lugar idílico llamado Paraíso o Nirvana, dejando de lado estas etiquetas mentales , pensar que somos seres conscientes que podrán evolucionar hacia otras formas y complejidades diferentes incluso al margen de una vida celular?
Unas formas más sutiles, livianas, radiantes en otros mundos y espacios conocidos y desconocidos para la mente humana en un desarrollo existencial multidimensional.
No tenemos por qué volver al tránsito de la Tierra, ni buscar el Paraíso lejos de nosotros.Creo que son ideas quiméricas, que no encajan en el entramado real de nuestro existencia.Son justificaciones, métodos racionales establecidos en pos de un instinto primitivo de supervivencia y seguridad acomodada.
Por todo esto, sabiendo que eres energía , esencia pura en perpertúo desarrollo, no debes preocuparte por tus cargas mentales, por tus fracasos temporales , por tus frustraciones inconclusas,por tus sueños inalcanzables ni  tus deseos calcinados...
Cuando te observes en medio de ese camino ... sin aparente dirección, sin un atajo donde llegar antes, sin una pradera donde reposar tu angosto pesar, piensa que:
"Este tránsito pasará y tú pasaras, pero serás la hermosa flor alada que vuela hacia los confines de una existencia infinita"....y piensa también que:
"La vida y la muerte, es lo mismo.Todo es Vida.Toda la existencia es un eterno tránsito de evolución , de energía pura vivificante,vibrante, palpable a los ojos místicos del Universo y eterna...pero en diferentes dimensiones".

                                                                        Irene Ríos.