miércoles, 24 de septiembre de 2014

HUELLA ERRADA

Nunca he pretendido dejar una huella en tu vida.Ni un sentimiento fosilizado en el vórtice de tu corazón.
Quiero un corazón libre de memorias, de pretéritos, de recuerdos del olvido.
Porque un recuerdo es un fantasma disfrazado de nostalgia que habita en las entrañas de un olvido.
Te quiero libre, fresco, virgen en el nacimiento de una nueva emoción.En el renacer de un nuevo sentimiento.En la confrontación de una nueva aventura.En el adviento de una nueva causa.
Tan intenso y verdadero como el incipiento latido de un corazón nuevamente ilusionado.
Mi presencia es perenne aún lejos de ti.Y en forma de una brisa fresca, rozaré tu mejilla cuando más me necesites.
Pero no dejaré una huella en tu vida.
Mis pasos ya no pisan sobre la tierra de tu memoria.
Mis pasos,desacompasados y en libertad, ya acarician tu alma.

Irene.

ALMA LIBRE

Un día,de repente,en ese instante ineludible que concentra una acción escapada,una milesima de segundo, en un suspiro apesadumbrado del universo;mi corazón se desgarró.
Un pensamiento rapaz,cristalizó mis emociones en un sedimento de meteorito perdido en un universo limitado.
Entre desdicha, incomprensión y un dolor personalizado, arraigado en un yo psicológico y obnuvilado;
mi alma quedó varada en la orilla de mi inconsciencia.
Mi cielo era un lienzo oscuro de estrellas apagadas,mis amaneceres se cubrían de llanto.Lágrimas resbalaban sin un destino ni un por qué en los pétalos cerrados de mis párpados.
Pero en un instante veraz, único e imperecedero, una lágrima nacida de mi corazón, me recordó que mi dolor formaba parte de un todo indestructible.Que mi gemido era el aullido del mundo.
Y de esta forma, me senté en el cálido regazo de la trascendencia.
Y mi alma a la intemperie pudo recibir la profunda compasión de Aquello que Ama y al mismo tiempo se siente Amado.

Irene.