viernes, 26 de agosto de 2016

Él se aprendió mi cuerpo. Acarició mis texturas más íntimas. Rememoró los pliegues más ocultos de mi piel.
Aprendió mis ademanes, mis costumbres, mis hábitos y mis supuestas verdades.
Si: él se aprendió mi cuerpo pero no logró descifrar los mensajes secretos y velados de mi alma.
Y ahora, busco un “olvidador”.Alguien que se olvide de mí a cada instante.
Alguien que no reincida en lo que fui y ya se fue, sintiéndome fresca en la brisa de su propio amanecer. Alguien que se atreva a cruzar las aristas de mi cuerpo, de mi apariencia, de mi feminidad y habite mi esencia, envuelta en un nuevo aroma y color.
Necesito un amnésico a mi lado. Un friki despistado del amor consolidado y aprendido. Un convencido e intrépido cuestionador de mi precaria identidad.
Alguien que sepa descubrirme. Que permita reinventarme.
Y que desnude con, febril asombro e inquietud, mi corazón cada mañana.

Él se aprendió mi cuerpo. Y ahora retumba el sonido de mi corazón como letanía lejana, añeja, consabida.
El asombro se esfumó de nuestras vidas.
Y como poeta destronado por su musa;
Ya no busca mi presencia desnuda.
Solo aquellos momentos idílicos que su imaginación seduce.

Irene.”Olvidador”2015.














TE AMARÉ

                          

Te amaré a escondidas.
Como el silencio ama el gotear de la palabra
Que exprime su verdad sincera.
Te amaré;
A escondidas de mí misma.
A escondidas de la imagen trémula,
A la que creí pertenecer.
Te amaré,
Comprimida en los pliegues de mi propia piel.
Cuán origami lamiéndose las heridas.
Con aquel ímpetu cobarde,
Que engulle las ansias de su propio hambre,
Por no entregar su alma,
Al inequívoco sabor de los víveres amados.

¡Qué difícil endulzar el salitre de un posible dolor!
Cuán exhaustos, divorciamos;
La alegría, del llanto.
La vejez, de su juventud.
Y así,
Día tras día,
En mi existencia replegada y finita,
Busco la porosidad de tu caricia eterna;
Élfica, entregada, temprana, serena.

Y desprolija de verbo, sílaba y palabra.
Con un sonoro silencio,
Sin nada que decir,
Sin nada que callar;
Te expresaré mi Aliento.
(mi aliento certero).

Y dejaré;
Que el instante se desvista de sus horas.
Que el alba escampe su noche.
Y que el sauce plaña sus hojas.
Para exhalar una vez más;
Que te Amo.

Mi Amor soñado.
Mi Amor querido.
Mi Amor bendito…
Más allá del tiempo
Y del espacio.

Irene Ríos.