martes, 3 de abril de 2012

NATURALEZA VIVA


Se escucha el murmullo de las flores
que ríen en carnaval vespertino,
carcajadas que tiñen su manto divino
con pigmentos de nítidos colores.

Los pájaros, ya no silencian en la noche sus trinos,
sienten la fuerza vital que impele sus corazones,
a volar, a vivir, a buscar nuevos horizontes,
donde el silencio de lo eterno ensalce sus destinos.

Y, la pureza del agua expresa en cascadas su alegría
y silentes nenúfares esperan su llegada
bajo el fresco aliento del viento que los guía.

Porque el perfume de la flor en su sencillez,
es un esbozo de naturaleza viva,
con el gozo de sentir la vida y vivir su inmediatez.


                                                                            Irene Ríos.