martes, 11 de enero de 2011

NIÑEZ




Templado atardecer de aquellos días,
nostalgia de mi niñez,
tímida melancolía.

Resbala una lágrima en mi mejilla,
gota vertida por grises nubes,
triste orquídea llorando sus flores.
Y una niña, siembra la semilla
del amanecer de su mañana.
Pinta de colores sus sueños,
adolece de añoranza.
Levanta castillos en el aire,
con su príncipe y su dama,
fortificado de ilusiones,
atrincherada en un mundo de magia.
Corretea por el parque,
en traviesos juegos infantiles,
grita, llora, salta, ríe...
y sus sentimientos, febriles
danzan libres,
en el patio del colegio.

Intercambia en cromos sus deseos,
cuchichea picardías al oído,
disfraza su tristeza de bruja malvada,
suspira de amor.....
como princesa enamorada.
Riega las flores de la vida, con su llanto
despierta a la noche con su sonrisa,
y en su espíritu de poetisa,
surge una brizna de palabra.

Fresca brisa de mi niñez,
temprana ignorancia marchita,
melancolía de aquellas tardes,
de frutos dulces
e imaginaciones sentidas.
Nostalgia de mi niñez,
tímida melancolía.

(pintura de Sorolla,1910)