domingo, 29 de mayo de 2011

LA GRAN NODRIZA




Quiero pensar, que la vida es una gran Nodriza.
Una madre especial que nos impele a crecer y evolucionar como seres conscientes en este mundo material y conocido.
La vida, es el recorrido, más o menos lejano e intenso dentro de nuestro sendero personal y eterno.
Una causa superior que provoca que las entrañas del Universo , en una divina confabulación, se contraigan, dando a luz un nuevo ser. Alumbrando en el espacio y momento oportuno, el influjo de energía vital necesaria a la parte inerte de la materia.
¿Qué es primero?¿la materia o la vida?
La materia y la vida, son indisociables.No debemos desdeñar la importancia que tiene la materia como recipiente que recoge todo el influjo proyectado por el Universo ,de energía vital.
Cuando la vida se expresa,con toda su magnificencia,necesita inevitablemente el molde de materia necesaria como instrumento, templo y vehículo de expresión de la fuerza vital, es decir, de la vida misma.
Todo el mundo material, lleva en sí mismo el germen de la vida.Una sóla piedra,lleva programada en su interior toda la información cósmica necesaria en la construcción de una nueva manifestación, en el nacimiento de un nuevo estado del ser.Estado del ser, me refiero a un estado inanimado ,un estado sin ánima, en oposición al estado animado o con alma del ser humano.
Una energía especial, radiante, pura, consciente , nos empuja al mundo para poder existir, manifestarnos en él y desarrollar una experiencia humana.
La vida nos impele a existir como seres conscientes y potenciar nuestras capacidades y dones otorgados y, aunque algunas veces, nos sintamos abandonados, sólos o afligidos, por lo que percibimos como “caprichos de la vida”o “apetencias del destino” , la realidad, es que esta MATER DIVINA cuida, protege y custodia metódicamente todos nuestros caminos.Senderos que encaramados a profundos barrancos psicológicos y diversos terraplenes emocionales, debemos transitar, empañando con lágrimas de Amor la imagen enturbiada de lo que verdaderamente es la auténtica grandeza de la vida.
La gran Nodriza, amamanta a sus criaturas, a través de sus diferentes formas y expresiones de vida.
Estamos enlazados al mundo , a su realidad, a través de una minuciosa cadena natural alimenticia, que refuerza nuestro cuerpo material y sistema inmunológico.
Un vez satisfechas nuestras necesidades primarias, dentro del devenir periódico y cíclico de esta excelsa cadena, debemos buscar los víveres espirituales necesarios para poder desarrollar y ejecutar nuestro cometido más trascendental, auténtico y plenamente real.
Debemos alimentar los corazones ajenos , empezando por el propio , amándonos sin consuelo, sin piedad, sin temor, sin argumentos ni contradicciones.No debemos seguir con esta hambruna espiritual que sufre las carencias propias de su desnutrición ,de su fuerte inanición interna que narcotiza las ideas claras y determinantes de lo que debería ser una sociedad superior.
Conectar con la energía sagrada de la vida nos enseña a que todo es posible y que todo se expresa y manifiesta conforme a las normas estrictas y concretas de una gran nodriza; del potente influjo de la fuerza de la vida.
Esta manifestación cósmica, no es arbitraria, ni tampoco autónoma, ni mucho menos se trata de una mera casualidad.La vida responde a una intervención definida, bien trazada y no es producto de la inercia fenómenica de la naturaleza casual de las cosas,ni del libre albedrío que infiere en la transmutación y el cambio del mundo efímero de la materia.
La vida, es una manifestación única, precisa y completa en sí misma que sucede en el minuto cósmico oportuno.
Sus leyes , aunque aparentemente intangibles a nuestra percepción, operan permanentemente en nuestro mundo, y son criterios inamovibles que traspasan los parámetros conocidos de tiempo y espacio.
La vida, nos enseña , regaña y grita, a través de sus constantes metamorfosis, cambios físicos , contrastes y mudanzas.Es un inagotable manantial de conocimiento, claro y objetivo, que debemos observar en sus diversos cambios y circunstancias.
Nuestro mundo, es una alquimia experimental constante y, en su transmutación se trasluce lo que es la auténtica esencia de la vida; la impermanencia.
Fluir con la vida es dejarse acunar por ella. Es dejar mecer, calamidades y plomizas sensaciones por una brisa fresca y alentadora que suaviza las pesadas cargas de nuestro corazón.
Fluir con la vida es confiar plenamente en ella , con la misma fe y convicción que depositamos en la figura paternal y maternal en la niñez de nuestras vidas.
Este mismo sentir , esa cálida y confiada sensación infantil , debe impreganar la esencia de nuestra existencia.Debemos trasladar esta misma sensación a nuestras experiencias de vida en nuestra etapa adulta y, depositar la misma confianza y credibilidad en el corazón universal ,que conforma las entrañas sagradas de esta gran Nodriza.


“El universo está constantemente preñado.Es el útero de eterna fertilidad que siempre está dispuesto a manifestar, en el momento oportuno, el enigma del embrión de la vida”

Irene Ríos.

lunes, 23 de mayo de 2011

MOMENTO PRECISO


En este preciso momento, quiero escribirte.Me gustaría expresar en una sóla palabra, mi sentimiento, cariño y eterna gratitud.
Me es imposible, encontrar el sustantivo adecuado porque empequeñecería la grandeza de esta sensación.
Hablaré de tí.De tu persona.De tu inconmensurable profundidad;sencilla y natural como el amanecer de cada día.
Me has enseñado tanto...
Gracias por manifestar abiertamente y siendo,como tú eres, un tenor de la vida, el leitmotiv que impregna la ópera prima de toda mi Existencia;el Amor.
Porque me enseñaste que existen múltiples acepciones para una misma palabra y las diferentes maneras de conjugar un verbo.Que el amor, no es unidireccional existiendo sensaciones innombrables ,que siendo plenas, al pronunciarlas pierden en esencia e identidad.
Me dijiste que no existen vuelos lejanos a ras de suelo, ni anchos caudales de ida y vuelta.Que la voluntad del hombre y la confianza en uno mismo, están por encima de cualquier esperanza, que como último recurso, siempre espera el adviento de un nuevo día.
Que nada especial sucede en la vida si no buscas que realmente suceda .
Que los maceteros internos de las personas , con sus restricciones e inseguridades , deben romperse en pedazos; para que la flor cautiva , crezca autónoma y en libertad ,como dicta su propia naturaleza, sin esperar que alguien la riegue o la ponga al sol.
Me enseñaste, que no sólo somos seres reactivos ante una situación.También somos seres activos, dinámicos e impelidos por la fuerza vital del Universo.De ahí, nuestra gran capacidad de voluntad y determinación.
Me mostraste un Ser Total Universal, impregnando el mundo con su luz, lejos del Dios barbudo , de escuadra y cartabón, que castiga, perdona, somete o juzga.Un Dios interno, amigo y compañero que guía
mi caminar.¡El auténtico Dios de mi corazón!
Y en una tarde gélida de invierno...sentí tu compasión.
Barriste las malezas de mi sendero y calzaste mis pies encallecidos en sus andaduras perdidas .Reconduciste mi camino , sembrando las semillas de lo que son, mis nuevos sentimientos de amor.
Porque para tí , es sencillo hablar con criterios y convicciones propias.Sin un vademecum de recetas emocionales generalistas y repetitivas.Sin una Biblia ya escrita y consagrada , basada en las falacias y delirios de aquellas personas que aumentan su capital egocentristico a base de grandes inversiones pseudoespirituales.
Tú sabes dar a cada persona lo que necesita, en su particular firmamento.
Porque tu creatividad , hace posible lo que a ojos de otros es imposible.
Porque me mostraste la inmensidad del océano en un vaso de agua y la intensidad del momento en una tarde templada de primavera.
Porque me enseñaste a humanizar los astros y galaxias en la mirada de las personas.
Ahora.En este momento.En este preciso momento;las palabras ya van saliendo cansadas, abrumadas de tanta Verdad y tanto Amor.
Estoy vacía por dentro.Ya nada más ocurre, nada más...en este preciso momento.

jueves, 19 de mayo de 2011

TU ÚLTIMA ROSA


Entré en el jardín de tu vida,
deshojando mis emociones,
he trepado por tus encinas,
postrando mi corazón
ante tus robles,
Y he regado las flores marchitas,
emancipando tus sensaciones.

Frondosos sentimientos...
majestuosos árboles de hoja perenne,
profundas alegorías de nuestro amor
que como resina candente,
permanece viva y latente
en la  frágil corteza,
de nuestros cuerpos excitados.

Y, yo;
liviana flor silvestre
y suntuosa orquídea apresada,
vivo mi amor escondida,
entre hojarasca de felices recuerdos,
y punzantes espinas,
en el rosal de mi alma.

En el jardín de tu vida,
donde siempre amanece,
traviesas buganvillas perfuman tus sentidos
con ternura ,
y, ya no riegan mi amargura,
las tormentas del ayer.

En el jardín de tu vida,
musito mi dulce melodía callada,
suave, aterciopelada,
y con la misma pasión entregada,
que la flor de la amapola.

Esa ,soy yo;
la flor que se alimenta de tu imagen evocada,
la que nunca decae ni se marchita,
la que desbrozando ilusiones,
despierta los deseos de tu vida.

La intensa fragancia que destila,
el pétalo erguido ,
de tu última rosa.


Irene Ríos.





miércoles, 11 de mayo de 2011

HOMBRE DEL DESIERTO

Hombre del desierto,espíritu de arena...suave,ligero, sin cargas.

Pragmático ante la vida y parco en palabras,conduces mis pasos a través de un camino objetivo y sincero hacia las apacibles aguas del oasis de tu alma.
A tu lado, mis sueños reposan en tierras verdaderas, de brotes sencillos pero de gran fertlilidad.
Los espejismos de mi mente ya no tiene lugar en el desierto de mi vida.Tú me has mostrado con tu sencillez y tu sonrisa la auténtica imagen del desierto porque la arena aunque sea fina y pueda ser barrida por un fuerte viento, las dunas confirman su inmensidad y consistencia.
En realidad, todo lo que aparentemente es débil tiene latente el germen de su propia fortaleza.
¿Cuántos silencios no he comprendido?¿cuántos momentos callados permanecen ocultos en tu historia?
Tú sabes permanecer en el presente de tu vida, en tu momento preciso,en ese instante sagrado imperturbable; porque tienes la serenidad de un hombre del desierto.
Sentimientos, sensaciones que no expresas mediante la palabra, adivinanzas inexcrutables que,a veces,por mi propia ofuscación no logro comprender.
Contigo he conocido nuevos horizontes , he traspasado fronteras y he sobrevolado las altas
cotas de mi propia personalidad.
Tu capaciad de decisión , tu libertad y coraje al enfrentarte a un mundo nuevo de culturas confrontadas, muestran realmente lo qué tu eres;un gerrero de las estrellas.
Esta es la respuesta a la simplicidad de tu mensaje;sútil como un grano de arena, dulce como un dátil maduro, acompasado como el fluir del Nilo bajo la sombra de las palmeras.





Irene Ríos.

lunes, 9 de mayo de 2011

EL ERMITAÑO

VLADIMIR KUSH

Fuiste hombre de éxito, de falsos papeles de gloria y creíste dominar el mundo con dardos que siempre se clavaban en el centro de la diana. Pensabas que ésta era la única dirección posible en un mundo ortogonal.
Probaste los distintos encajes de la vida, mujeres que enviudando de sentimientos sinceros,hipnotizaban cada parcela de tu mente y corazón. Labios carnosos y pieles de papel celofán que supieron sacar partido a los numerosos billetes que empapelaban las paredes de tu personalidad refulgente y arrolladora.
Amigos de plastilina, a los que podías moldear, incluso aplastar a tu antojo,sin la sinceridad necesaria que requiere una verdadera amistad, aplaudían la estela de tus múltiples infortunios, reflejando en su espejo de pedazos rotos, la falsa imagen del hombre que realmente no eras.
Ninguno de aquellos "amigos" tuvo el valor de manifestar con decisión y honestidad, las carencias y defectos de tu fluorescente personalidad.
Nadie te enseñó el trampolín que necesitabas saltar para poder acceder al océano profundo de tus experiencias de vida. Nadie tuvo valor.
Tus pasos, aunque impetuosos, no encontraban los caminos auténticos de la vida.Tus piernas temblaban y tu corazón palpitaba ante las veredas angostas y caminos encontrados que conformaban tu particular cosmogonía.
Corrías con el pulmón de tus fastuosos coches de hojalata .¿Qué es de un coche sin potencia, sin motor?
Regalabas a tu mujer, lujosos diamantes envueltos en la culpabilidad de los dulces besos que ya no dabas, limpiando las máculas de tu remordimiento;esos sueños mojados que te producían las fauces abiertas de la joven vecina de al lado.
Tu compañera de vida, la que tanto te amó, la que lavaba tus penas con sus propias manos, a veces manchadas por la sangre de tus heridas, la que cosía los remiendos de tus días velados, no pudo soportar por más tiempo los incesantes bostezos de tantos y tantos amaneceres dormidos.
Y.. un día de lluvia :te abandonó. Despertó, empezó a soñar mecida por sus juegos de niña y quiso volver a la ternura de aquellos días, a la sencillez de unos sueños que chapotean en el barro. Ella sólo quería amor, y se dio cuenta de que las horas nunca esperan, que aunque calladas, son precisas y de una presencia exacta. Se estremeció al pensar que cada primer instante de vida ,conlleva el germen de ser el último momento , el comienzo de una muerte segura.
Hombre incrédulo, desconfiado. Tu mundo se derritió en un segundo. Tu tiempo, se vació de vida, y las yagas abiertas de tu corazón en carne viva, comenzaron a sangrar.
Un áspero amanecer invadió tu pecho...crudo invierno nevado de sentimientos escarchados.

Si, si,si...te abandonó.Te abandonó.

Pero aquella mujer que tanto te amó y decidió emprender nuevos vuelos en su vida, fue la maestra atemporal de tu alma, el impulso demoledor en forma de mujer, de una vida parca y cansada, vacía de auténticas vivencias de Amor.
Ella fue el catalizador necesario en tu vida para que pudieras crecer como hombre y ser humano.
El Universo entero decidió barrer las falsas imágenes de tu vida, catapultar un mundo profano en verdades, otorgándote una nueva oportunidad de vivir.
Ahora.....ahora, eres un ermitaño de alma.Un ser cuya vida permanecía encorsetada en banos delirios de grandeza, en una falsa identidad.
La humildad es tu amiga y redentora.Ya no necesitas absurdas operetas que canten tus alabanzas.Ya no buscas crear un imperio porque sabes que éste ya lo tienes en tus manos, bajo las estrellas.
Ya no buscas dominar nada porque sabes que eres vasallo del cielo y señor de tí mismo.
Tu origen estelar te ha dado un nuevo apellido y te ha susurrado al oído la persona que realmente eres :un ser humano excepcional.
Hombre ermitaño, aunque caminas con los tumultos del mundo ,sabes donde está la vida, porque has comprendido que más importante es la vida, que el mismo mundo.
Hombre de silencios profundos, de conocimiento auténtico y de eterna ternura.
Un hombre que dejó la carga de su equipaje en el andén de los sueños perdidos , en una estación con trenes sin regreso.
Eres un hombre nuevo.Valiente,muy valiente.Hombre ermitaño de la vida.


Esta es la historia de la caída del imperio externo de un hombre, un ser humano común, como podemos ser usted y yo misma.Un trocito de mundo que necesitaba del abandono, desalojo de sí mismo y desdén de la vida para poder evolucionar.



"Porque aunque el ser humano haya naufragado en el mar de su Existencia, siempre sale a flote, a orillas de su vida, el coral más hermoso de sí mismo"


                                                                   Irene Ríos.


                                                             






viernes, 6 de mayo de 2011

AMAZONA ERRANTE

Caminas por calles desoladas,
de paredes roídas y quebradas.
Con garabatos pintados de añil,
y una esquina,
sibilina, parlante
me hablaba de ti:
amazona errante.

Cabalgas sin descanso.
Noche tras noche,
luna tras luna.
Sin espuelas,
sin riendas
ni armadura.
A lomos de lascivos caballos.
De encuentros macabros.
En atardeceres mediocres;
pálidos y censurados.

Escabrosos susurros.
Obscenos desprecios,
desnudando tus intrigas,
exhibiendo tus encantos
con besos furtivos de cal
y lágrimas de asfalto;
que asfixian tu llanto
en un tiempo muerto
de silencio.

Son endebles tus raíces de infancia.
Insondables carencias de cuna.
Sin Amor, sin piedad alguna.
Dejando tu valía, dignidad,
y la fuerza de tu alma;
plomiza y agotada.
Que de no sentir amor,
 abandonó tu cuerpo,
 a la suerte de la Nada.

Un pasado sin esencia,
arrebató tus ilusiones,
y tú...
¡amazona errante!
¡ménade curiosa!
Alimentando entrañas de placer.
Con raso de tul y satén;
borraste los sueños de un ayer.

Intrépida amazona nocturna:
eres ave de paso.
Diana de flechas en celo.
Solemne dama del Averno.
Esfinge engalanada.
Diosa destronada.
Hechicera consagrada
a brebajes de fuego eterno.

Amazona errante:
Hoy escribo tu historia.
Mi mano te espera con esperanza.
Tus ojos reclaman mi ayuda.
Y, tu camino ya está abierto;
más allá de la amargura.


                                                            Irene Ríos.

martes, 3 de mayo de 2011

VAGABUNDO



Hombre desterrado en vida,
alma caída de su gloria,
filósofo sin techo,
víctima de su historia.


Perro callejero,
ambulante icono de lo furtivo,
naúfrago a orillas de cemento,
mártir de su delirio.


Errante caballero caído de su corcel,
valeroso guerrero sin espada,
duro embate encarnizado,
carente de alabanza.


Anónima heroicidad,
en un océano de añoranzas,
de recuerdos perdidos,
e insondables adivinanzas.


Endémico de un mundo enajenado,
de tristezas raídas por la vida...
y una lágrima de licor en tu mejilla,
resbala en un segundo desolado.


Hombre desterrado en vida,
sollozante máscara de tragedia griega,
una flor de tu ilusión perdida,
se mantiene erguida,
en las ruinas de tu existencia.


                                                                        Irene Ríos.