domingo, 19 de febrero de 2012

UTOPIA

Salvador Dalí.

Perfume que suspendido en el aire,
eleva mi alma al respirar,
inhalando su verdad dudosa,
en una grieta de realidad.
Me incitas a vivenciar lo soñado
y, buscar aquello que con fervor más amo,
con fuerza, arrojo,
con ánimo y libertad.

Utopía;
emboscada a la vida de sueños por alcanzar,
neblina de anhelos enmarañados,
patera de ideas que naufraga en altamar.

Afrodita de interminables conquistas,
suprema causa de amor y dolor,
velado horizonte de lo posible,
que envilece lo imposible
y, hace volar
la imaginación.

Eres buscada en lo sublime,
en lo que el pensamiento sueña,
en lo que el sentimiento desea,
en aquello que expresa mi alma
sin razonar.
¡Eres misterio sin desvelar!

Fragancia de aquello que buscamos,
que escurre lentamente ,
como agua en nuestras manos
y no se puede agarrar.
Verso intuído,
que al no ser escrito,
no se puede borrar.

Señora de inciertas creencias,
axioma de lo intengible en la Madre Tierra,
puerta blindada a la realidad.

Hoy invoco tu nombre:UTOPIA
Palabra sacra sin identidad,
dama de todos los tiempos,
esencia infinita de los mortales,
diosa que emana de lo eterno.

                                                                   Irene Ríos.

sábado, 4 de febrero de 2012

ELEMENTOS

 Imagen sacada de internet
Soy agua,
fluido fresco,
manantial de vida,
arroyo de esperanza,
laguna serena de lo eterno.
Agua;
de verdades emergidas,
de cascadas de poderosa energía,
de nenúfares con mística simbología,
en un lago de dicha y confianza.

Cauce de lo diverso,
de todo lo que siendo pequeño,
llegó a ser excelso.
Torrente de emociones,
suave lluvia de invierno
que resbalando por tu cuello,
humedecía la sequedad de mis senos.
Granizo primaveral,
solitaria charca de recuerdos
que chapotean en mi corazón.

Soy tierra,
firme, sensata, serena.
arraigada en mis realidades,
frondosa en  mis sensaciones,
fina duna de arena
en el yermo desierto de tu ser.
Fértil huerta de trigo,
de maiz,
de tu querer.
De arroz de sueños anhelados,
y de tierna avena
que alimenta
tus ansias de vivir.


Soy aire,
en horizontes abiertos,
con sentimientos alados,
izando el vuelo de tu libertad.
Viento huracanado
que arrastra tus malezas
y, suave brisa temprana,
leal y fiel compañera
que despierta a la mañana
con el bostezo de tu amor.

Soy fuego,
flameante caricia del Averno,
febriles besos desatados,
un iceberg descongelado
por la llama pasional de mi aliento.
Cálido regazo,
 de besos cansados ,
placeres que pernoctan
en tristes horas baldías,
lumbre de luz y de vida,
que cada noche ilumina,
la magia de tu mirar.


Ser todo
y, ser sólo Uno.
Agua, tierra, aire, fuego...
elementos que fluyen
en una sóla existencia.
Sintiendo lo que soy:
Aquella mujer de alma amante
que deposita su confianza
en el cielo,
de este amor.

                                                                  Irene Rios.