domingo, 30 de octubre de 2011

UN CIRCO INTERIOR

Marc Chagall
Y Dios,un buen día manifestó:
"Señoras y señores...empieza la función".

Empieza el gran espectáculo del mundo.La irrealidad de la ilusión, de la magia de los sentidos, de lo que "parece" a lo que esencialmente "acontece".
El divino guión de un espectáculo ilusorio, centrado y direccionado a una pequeña y escondida escena dentro de la vastedad del Universo; una escena representada en el planeta Tierra.
Dentro de esta Obra sin finalizar, dentro de esta función cósmica,estamos nosotros,la raza humana.
El Hombre y su cosmogonia interior, el ser humano como microcosmos, protagonista indiscutible de una escenografia universal.
Ser humano con su propio circo interior,miembro de una raza viva celular pero inescrutable en su eterno devenir emocional.
Cada persona ,tenemos en nuestro interior una pequeña función Un espectáculo que vivir y desarrollar con las capacidades, herramientas psicologicas y potencialidades que nos hace como lo que realmente somos; un ser unico y universal.
En similitud con lo que para mi representa el espectáculo circense, está el ser humano y su extraordinario mundo interior.
Con este escrito intentaré escudriñar en la psicología humana y en aquellos valores que hacen que nuestra especie, nuestra estirpe natural, merezca la pena.
Analizando la estructura y personajes que conforman el circo y su espectáculo de ilusión,podemos interiorizar sus mensajes escondidos en forma de una gran metáfora:

- LA CARPA:Representa el totem establecido.La estructura perfectamente ensamblada pero que a pesar de su aparente solidez, es endeble y frágil, desgastada por las inclemencias del tiempo, así como se va marchitando y aniquilando la estructura físico-material del cuerpo humano.La carpa es un instrumento, un medio para poder representar la función.El cuerpo humano, es el instrumento necesario para poder evolucionar con nuestra parte más trascendental .
A una escala mayor, simboliza la impermanencia fenoménica de nuestro mundo.Aquello que es circunstancial y choca con las estructuras establecidas en nuestra vida.
-PAYASOS:Representan la alegría de vivir, la exaltación del lado lúdico de nuestra naturaleza interior.El entusiasmo ante la vida.El niño que mora en el corazón espiritual del ser humano.
Además, el payaso representa la generosidad, la entrega desinteresada hacia los demás en forma de una mueca tatuada de júbilo,en una aparente felicidad manufacturada por y para los demás.
A pesar de múltiples conflictos internos el payaso sintetiza su misión divina centrándoso en el otro, dejando de sí mismo.Se entrega sin condiciones en beneficio de la Humanidad.
-DOMADOR:Simboliza el coraje, la valentía,la intrepidez de nuestros corazones.Aquello que batalla en las entrañas mismas de nuestro espíritu.Un estado que apela a su propia fuerza y voluntad.Una lucha encarnizada contra la fiera interna;nuestro instinto más primitivo y visceral.
El domador representa el control racional de las emociones primarias, de las pulsiones y pasiones que conforman nuestro inframundo emocional.
-CONTORSIONISTAS:Flexibilidad ante la adeversidad.Capacidad de adaptación a las circunstancias del momento que nos toca vivir.Experimentación de nuevas situaciones.Tornarse a la aventura de lo desconocido, en un viraje emocional sin retorno.Escudriñar nuevos posicionamientos ante la vida.Tolerancia ante las faltas ajenas.Mutación de ideas establacidas en pos de nuevos conceptos.
-BAILARINAS:Simbolizan la búsqueda de la sensibilidad, del decoro en su punto más álgido.La cara sensible, refinada y sútil de nuestra personalidad.
El reconocimiento y valoración sensual de la naturaleza como una gran obra de arte.
Una creación artística sin parangón.
La bailarina representa el instinto original de crear, de danzar y fluir en una coreografía atómica universal.El virar nuestras almas hacia lo eterno.
-FUNAMBULISTAS:Representan el equlibrio interior, el poder y voluntad de autodominio.La conquista estelar de uno mismo.El extraordinario encuentro con nuestra paz interior.Presencia constante.Seguridad y confianza en nuestras capacidades, a pesar de caminar por la cuerda floja de la vida.Tránsito interno de un extremo a otro del mundo, de una orilla a otra: del caos al orden, de la ofuscación a la claridad, de la oscuridad a la luz.
-ESPECTADORES:Elemento fundamental en esta eterna Función.
El público, es el observador y testigo perenne de todo lo que acontece.Es el que descubre y valora con sus virtudes y potencialidades el auténtico significado de esta gran Ilusión.El que logra reconocer el valor intrínseco que subyace en las entrañas de esta representación.El que encuentra lo esencial de la vida.
Sin el espectador nada sería posible. La función no tendría ningún sentido.

La vida es compleja, el conocimiento de su significado es casi imposible, pero si logramos atisbar pequeñas esencias y reconocer todo lo que es pasajero y mundano,
comprenderemos que es´mucho mas simple de lo que parece.
Esta metáfora universal, esta existencia finita,se basa en la teoría de que el mundo y la vida son un sueño , una ilusión, y que en nosotros, solamente en nosotros ,está la posibilidad de desvelar su Realidad.

                                         Irene Ríos.