domingo, 11 de diciembre de 2011

ATMOSFERA GRIS

Dolor.
Palabra varada en mi corazón.
Triste boceto de vida y muerte,
pigmento de añil y carbón.
Sentimiento que atenaza,
serenidad abortada,
 engullendo mi interior.

Atmófera baída...
que desespera,
que llora, en melancolía,
susurrando palabras;
sílabas rotas ,
con timbales que dejan de sonar,
en triste canción sin melodía.

Dolor.
Emoción contenida.
Miriadas de versos en hojas perdidas,
sensaciones precipitadas,
pasiones atrapadas,
escollos de alguna vez
y, de alguna lejana dicha.

Dolor.
Póstuma emoción de mi alegría,
que deviene por los cauces de esta vida
y, cincela a golpe de martillo,
pueriles aristas de mi existencia;
oradando el corazón,
sacudiendo mi pena.

¿Por qué de este dolor?
Será...
un aprendizaje veraz y severo
que ordenan desde el cielo,
mensajeros del Amor.
Misivas de constante ignorancia
de advenedizo sinsabor,
de pensamiento voraz,
 de sinrazón.

Agonía de vidas inertes,
alegoría de muerte renaciente,
tierna raíz truncada;
sin árbol, sin rama,
ni ruiseñor.

Dolor.
Tú que me miras de frente,
luz de oscuridad prendida,
voz que calla mi sonrisa...
No flageles mi tiempo
no atrapes segundos de libertad.

Dolor.
que enrareces este instante,
que agrietas mi alma,
obnubilas mi mente.
Abre las fauces de tu historia
al amor universal.


                                              Irene Ríos.