domingo, 19 de febrero de 2012

UTOPIA

Salvador Dalí.

Perfume que suspendido en el aire,
eleva mi alma al respirar,
inhalando su verdad dudosa,
en una grieta de realidad.
Me incitas a vivenciar lo soñado
y, buscar aquello que con fervor más amo,
con fuerza, arrojo,
con ánimo y libertad.

Utopía;
emboscada a la vida de sueños por alcanzar,
neblina de anhelos enmarañados,
patera de ideas que naufraga en altamar.

Afrodita de interminables conquistas,
suprema causa de amor y dolor,
velado horizonte de lo posible,
que envilece lo imposible
y, hace volar
la imaginación.

Eres buscada en lo sublime,
en lo que el pensamiento sueña,
en lo que el sentimiento desea,
en aquello que expresa mi alma
sin razonar.
¡Eres misterio sin desvelar!

Fragancia de aquello que buscamos,
que escurre lentamente ,
como agua en nuestras manos
y no se puede agarrar.
Verso intuído,
que al no ser escrito,
no se puede borrar.

Señora de inciertas creencias,
axioma de lo intengible en la Madre Tierra,
puerta blindada a la realidad.

Hoy invoco tu nombre:UTOPIA
Palabra sacra sin identidad,
dama de todos los tiempos,
esencia infinita de los mortales,
diosa que emana de lo eterno.

                                                                   Irene Ríos.