viernes, 18 de marzo de 2011

DECLARACIÓN


Siento mucho el haber eludido tu mirada cansada.Siento que en mi ceguera interna, mis ojos no llegaran a atisbar la luz de tu sonrisa apagada.
Siento que mis oídos en off ,permanecieran sordos ante las dulces palabras de tu voz .Ante el arrullo de tu sollozar nocturno en días oscuros y noches despiertas.
Siento mucho que palabras, no pronunciadas todavía, quedaran atrapadas en las paredes de mi garganta, que mi saliva entre ácida y agridulce arrastrara las ganas espontáneas de manifestar todo lo que siento y aquello que necesito expresar.
Siento, que mi respiración cauta y entrecortada ocultara el aroma único que destila el auténtico arrepentimiento.
Siento mucho no repetir lo que ayer, ya te dije.No reincidir en aquellas situaciones especiales que unen nuestros corazones en un eterno presente sin fin.Nunca más creeré que con una sóla vez es suficiente.La frondosidad de un bosque no está compuesta de un sólo árbol aislado. Ni una solitaria nota , puede conformar la melodía de una maravillosa sinfonía Universal.Ni tampoco, un jardín es una sóla flor, por muy delicada que ésta sea.
Siento no ser consciente de tus incipientes inquietudes, de tus deseos por conquistar, de no echarne contigo a la mar en un humilde barquito de papel; a la deriva de nuestras ilusiones por cumplir, más allá de los horizontes difuminados de la vida.
Siento que la palma de mi mano , no esté constantemente sobre la tuya;ante el acecho del problema por llegar,ante la duda incisiva y expectante, ante la presencia perenne del espectro de la soledad.
Soledad impuesta.Soledad tamizada por imaginaria compañía virtual en un intercambio de soledades compartidas, pero al fin y al cabo: soledad.
Siento mucho que mis versos no siempre sean para tí.
Que mi dulzura, cariño, arrobamiento y pasión se debiliten al intentar atravesar los riscos y pesares de tu alma encallada.
Siento el haber permutado la caricia de mi palabra en voces huecas y sílabas mudas que han aprendido a callar como consecuencia de la tiranía de un pensamiento fatal.
Siento mucho el no haber compartido tus momentos alados;alegres, jobiales, plenos de auténtica alegría de vivir.Seguramente, estuve con mi equipaje de emociones a medio hacer instalada en un mundo de hadas desconfiadas...esperándote, apelando en silencio a tu compañía, cuando en realidad, ya estabas a mi lado.
Quiero que sepas , que a pesar de todo, aquí estoy.Mi presencia no es de marfil, ni me siento bien pulida ni soy una obra finalizada.
Pero...Tú y yo, aunque sea en una epopeya todavía no escrita, lucharemos juntos , con decisión , con vigor, con UNIDAD.
Y, seremos Uno , cuando la adversidad , delate la cara más amarga que esconden las entrañas creadoras de la vida.

                                                         
                                                         Irene Ríos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario