martes, 21 de junio de 2011

EL DESCANSO DEL GUERRERO



Entre hiedra que crece y no cesa,
con hojas de punta de lanza,
plañideras que rinden al cielo,
sus cantos de añoranza...
Emerge de tierra serena,
entre recuerdos y grandes hazañas,
un solitario epitafio,
con sangre de amor derramada.

Embates encarnizados,
macabros enfrentamientos,
estandartes difuminados,
por lacayos petulantes
que nunca miran al cielo.

Falsos torneos a vida o muerte,
de simples esbirros y vasallos,
escuderos  furtivos,
exclavos de sí mismos,
juglares de las armas,
principiantes del honor,
que desenfundan su espada oxidada,
en la arrogancia,
de su ser mezquino.
 No son dignos ,
de llamarse "enemigo".
ni luchar en la gran Cruzada.
(batalla que con Amor siempre se gana)

Caballero que defiende con honor,
y , protege con la diestra,
a los más desvalidos del mundo,
paupérrimos de la razón,
en un universo perdido...
¡mártires de su delirio!
que buscan con humildad,
en sútil sencillez de espíritu,
el final de su martirio.

Recuerdos de un caballero dormido,
en la gloria de su última batalla,
que blandió su espada con justicia,
y, enmendó el dolor de su alma.

Protector de los débiles del mundo,
con ánimo sentido y fraterno,
guardián atento,
de leyes Universales,
trovador de versos del silencio.

Trepidante corazón al galope,
de un caballero batido,
en mil contiendas y embates,
preso  de un corazón;
 latente y clandestino.

Una dama etérea,
te armó  caballero del cielo,
y cautivó con sus besos nocturnos,
tus días de sangre y lamento.
Dama del amor,
 mujer de dulces versos.

Tu muerte no ha sido en vano,
ya no llora tu herida sangrante,
que granguenó la ilusión de tu alma,
al morir en caprichoso destino,
el amor profundo de tu Dama.

¡Oh caballero andante!
¡Ser de dicha y de gloria!
en tierra yace el valor de tu nombre,
con alma amante por escudo.
Y en tu espada,
engarzado un diamante,
resplandece en la paz
de tu aurora.

                                              Irene Ríos.


Esta entrada es "repe", pero hoy blogger está rebelde y no he podido publicar mi nueva entrada.
Un beso a todos.








11 comentarios:

  1. Hola Irene,¿ de quien es este poema?. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Irene.. Blogger es mas q. un problema amiga.
    Lo que me cuesta poder comentarlos, pues debo ir y volver x mi URL y nombre.
    Espero que recibas este comentario..

    Este guerrero del cual nos hablas en este hermoso poema. es ese recuerdo del caballero dormido que continua enamorandome. Pues defiende
    con su espada, con justicia y con su animo ya dormido el Amor de su dama y antepone su alma como escudo.. Bellisimo Irene. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Es otro el lugar donde el caballero sigue luchando por causas justas y sabe que en algún lugar dejó gran parte de su corazón, y lo entregó a esa damá que le armó, le amó y le ama.

    Un beso,

    Saudades8

    ResponderEliminar
  4. Encantada de leerte, como siempre.
    Un beso
    Meme

    ResponderEliminar
  5. MUY DE ÉPOCA SU BELLA HISTORIA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  6. hola irene,vaya entonces suerte la mia porque no habia leido este bello poema,gracias por volverlo a publicar amiga.

    te dejo un abrazo fuerte!!!!

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco lo habia leido... me ha encantado...
    La verdad es que blogger está ultimamente juguetón... hace cada trastada...
    Paciencia.

    Un beso, y nuevamente gracias por dejarnos deleitar con tus bellas palabras.

    ResponderEliminar
  8. De caballero andante y castillos de ensueños. Bello poema Irene, bellísimo, No lo había leído pero ahora me alegro de hacerlo.
    Tienes una riqueza en vocabulario que admiro

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  9. Hola, Irene! precioso post!
    Un abrazo,

    Yara

    ResponderEliminar
  10. Muy lindo, me encantó el final, tiene la estructura de poema, sin embargo, me resultó un cuento con esa forma, excelente trabajo! un gusto!!! Sigo leyendo, Irene, saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hola de visita por tu blog, Precioso tu escrito entre poesia y cuento. Saludos

    ResponderEliminar