viernes, 26 de agosto de 2016

TE AMARÉ

                          

Te amaré a escondidas.
Como el silencio ama el gotear de la palabra
Que exprime su verdad sincera.
Te amaré;
A escondidas de mí misma.
A escondidas de la imagen trémula,
A la que creí pertenecer.
Te amaré,
Comprimida en los pliegues de mi propia piel.
Cuán origami lamiéndose las heridas.
Con aquel ímpetu cobarde,
Que engulle las ansias de su propio hambre,
Por no entregar su alma,
Al inequívoco sabor de los víveres amados.

¡Qué difícil endulzar el salitre de un posible dolor!
Cuán exhaustos, divorciamos;
La alegría, del llanto.
La vejez, de su juventud.
Y así,
Día tras día,
En mi existencia replegada y finita,
Busco la porosidad de tu caricia eterna;
Élfica, entregada, temprana, serena.

Y desprolija de verbo, sílaba y palabra.
Con un sonoro silencio,
Sin nada que decir,
Sin nada que callar;
Te expresaré mi Aliento.
(mi aliento certero).

Y dejaré;
Que el instante se desvista de sus horas.
Que el alba escampe su noche.
Y que el sauce plaña sus hojas.
Para exhalar una vez más;
Que te Amo.

Mi Amor soñado.
Mi Amor querido.
Mi Amor bendito…
Más allá del tiempo
Y del espacio.

Irene Ríos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario